Etiquetas

, , ,

El simple echo de caminar tiene una respuesta en la física. Esto se logra mediante el principio de acción y reacción, la tercera ley de Newton. según esta, a cada fuerza aplicada (acción) le corresponde otra fuerza de igual magnitud y dirección contraria (reacción).

Cuando caminamos, estamos aplicando este principio. Al caminar, nosotros “empujamos” el suelo hacia atrás, de manera que según el principio de A y R, el suelo nos empuja con la misma magnitud y dirección opuesta. Esto es lo que nos impulsa hacia adelante y nos permite caminar.

Algo a tener en cuenta aquí es la fuerza de rozamiento. Es en parte la que permite que caminemos. Si la fuerza de rozamiento fuese muy chica, por ejemplo en el hielo, no podríamos “aferrarnos” bien al suelo cuando lo “empujamos” (acción) y por lo tanto, la reacción sería muy chica. Esto explica porque es mas difícil caminar en el hielo, el cual es más propenso a resbalarse, dado que la fuerza de rozamiento es muy chica en tal superficie y no hay suficiente “agarre”.

En síntesis, podes caminar gracias a la Tercera ley de Newton, dado que si no hubiera una reacción, nada te empujaría para adelante, y no podrías avanzar!

Más información:

Anuncios